El peligro de los fuegos artificiales: No hagas explotar tus fiestas

1. Introducción

Estos días celebramos Navidad y Año Nuevo, y uno de los elementos más característicos de estas fechas es, sin duda alguna, el uso de fuegos artificiales. Muchos quedamos ensimismados observando el cielo lleno de luz y color pues representan alegría y festividad. Sin embargo, por alguna razón que aún no comprendo, gran cantidad de personas aprovechan estas festividades para emplear verdaderos artefactos explosivos. Estos últimos, como el “calaverón” -producto que contiene un cuarto de kilo de pólvora-, han ocasionado cientos de mutilaciones y muertes infantiles.

Un aspecto adicional del cual aún no somos concientes es el daño colateral que su empleo trae consigo. Así, pese a que no existen cifras oficiales, su uso produce contaminación ambiental ya que la polvora con la que se fabrican es una sustancia explosiva, combustible y contaminante. Estas características ocasionan contaminación sonora, lumínica y del aire. Por esta razón, como diría mi enamorada, nosotros festejamos pero nuestro planeta llora.

En este breve artículo analizaré cuáles son los pirotécnicos más peligrosos que se encuentran en el mercado peruano y cuál es la forma con la que el Estado lo enfrenta.

2. Pirotécnicos peligrosos

En Perú se comercializan ingentes cantidades de pirotécnicos elaborados a base de pólvora, fósforo blanco y plomo. Muchos de estos artefactos son fabricados artesanalmente y sin ningún tipo de control; sin embargo, se venden de manera indiscriminada a grandes y pequeños -quienes los compran sin suponer el peligro que representan-. Por esta razón, lamentablemente, estos artefactos ya han causado decenas de accidentes. Así, por ejemplo, a inicios de diciembre, un cohetón le voló los dedos de la mano a un niño de 13 años mientras jugaba.

La Dirección General de Control de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de Uso Civil, el Ministerio Público, el Cuerpo de Bomberos del Perú, el Sistema Nacional de Defensa Civil, la Defensoría del Pueblo, la División de Explosivos de la Policía Nacional del Perú y el Ministerio de Educación han iniciado una campaña para detener la venta de los siguientes devastadores artefactos:

  • El “Avión de perlas”, pequeño producto de fabricación china.
  • El “Bin Laden”, detonante hecho a base de pólvora y de frabricación artesanal.
  • Las “Bolitas mágicas” que al hacerlas contactar entre sí emiten chispas y gases tóxicos.
  • El “Cohetecillo”, detonante de forma cilíndrica.
  • El “Cohetón”, según su tamaño y lugar de fabricación se llaman: “huanuqueños”, “chiclayanos”, “cohetón rojo” o “cohetón de troya”. Estos productos lanzan esquirlas en un radio de 13 metros.
  • La “Chapana” y el “Chapanón”, productos cuya cavidad está rellena al 90% de pólvora casera.
  • El “Jala Pita”, envuelto en papel en forma cilíndrica con extremos unidos a hilos que al jalar producen un efecto sonoro.
  • La “Fogueta”, pirotécnico inestable, tiene doble carga explosiva y está llena de 300 gramos de pólvora combinada con clorato, aluminio y piedra molida cuya fabricación proviene de Brasil.
  • La “Rata Blanca”, artefacto compuesto principalmente de pólvora cloratada y aluminio en polvo, confinado en papel, caña o carrizo o presentado con la figura de una rata. Dependiendo de su tamaño puede tomar el nombre de “Mamarrata” -la cual mide 15 centímetros y cuyo estruendo puede ser escuchado en un radio de seis cuadras-.
  • El Calaverón, producto que contiene un cuarto de kilo de pólvora, mide 10 centímetros y puede mutilar a una persona. Es un artefacto que ha “evolucionado” de la “calaverita” a la “calavera” y, ahora, al “calaverón”.

A inicios de diciembre, la DICSCAMEC presentó en diversos medios de televisión, los principales productos pirotécnicos comercializados -prohibidos y permitidos- para que los usuarios sepan a qué atenerse:

3. La regulación que sanciona penalmente la fabricación, comercialización y el uso ilegal de productos pirotécnicos 

El 29 de diciembre de 2001, una tragedia enlutó las fiestas navideñas peruanas: En un área comercial tugurizada del centro de Lima, se produjo un gran incendio que causó 277 muertos, 247 heridos, 10 millones de dólares en pérdidas y un gran dolor en el pueblo peruano. A las 19.15, la demostración de un artefacto pirotécnico hecha por un vendedor informal desató un incendio de proporciones dantescas debido al hacinamiento de la zona y que en ella se guardaban 900 toneladas de pirotécnicos.

Frente a este desastre, se cuestionó la Ley No. 26509 del 20 de julio de 1995, tildándola de flexible pues sancionaba con no más de 4 años de pena privativa de libertad a quien “importare, fabricare o comercializare los productos pirotécnicos denominados rascapié, cohete, cohetecillo, rata blanca y similares”. Así, en el Congreso se presentaron los Proyectos de Ley No. 1684, 1686, 1690, 1692, 1694, 1703, 1707 y 1766/2001-CR, los cuales desembocaron en la Ley No. 27718 del 09 de mayo de 2002, “Ley que regula la fabricación, importación, depósito, transporte, comercialización y uso de pirotécnicos”.

Actualmente, el Código Penal peruano sanciona la comercialización y el uso ilegal de productos pirotécnicos en el artículo 279-C:

Art. 279-C.- El que ilegalmente fabrica, importa, exporta, deposita, tranporta, comercializa o usa productos pirotécnicos de cualquier tipo, o los que venden estos productos a menores de edad, serán reprimidos con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años y trescientos sesenta y cinco días multa.

La pena será no menor de cinco ni mayor de diez años, si a causa de la fabricación, importación, depósito, transporte, comercialización y uso de productos pirotécnicos, se produjesen lesiones graves o muertes de personas.

Por razones obvias, el artículo 279-C nos remite a una norma extrapenal -el Decreto Supremo No. 014-2002-IN- ya que es la Dirección General de Control de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de Uso Civil quien determina qué productos se encuentran prohibidos. Esta norma hubiese sido “letra muerta” si es que el Estado no hubiese tomado acciones concretas de política criminal para hacer frente a esta ilegal actividad.

Así, en noviembre de este año se lanzó la “Campaña Navidad Segura” a través de la cual más de 1000 personas -entre policías, miembros del serenzago y funcionarios del Ministerio Público y de Defensa Civil- y 42 perros buscan pirotécnicos en el centro de la ciudad. Gracias a campañas como esta, se ha logrado mitigar las graves consecuencias que los fuegos artificiales traen consigo. Sin embargo, sólo depende de nosotros, evitar que se produzcan desastres y accidentes como los aquí descritos ya que a través del Derecho Penal podremos sancionar a los responsables pero no prevenir que las lesiones y muertes ocurran.

Antes de finalizar, quiero aprovechar la oportunidad para saludar a todos mis seres queridos -en particular, a mi maravillosa enamorada Fiorella, a mi familia y a mis grandes amigos-, a todos los que me han acompañado este año a través de este portal y con quienes espero poder seguir contando. A todos ustedes, ¡Feliz Navidad!

Enlaces recomendados:

1. Grandes incendios urbanos: Mesa Redonda, Lima 2001. De: Juan L. Arce-Palomino.

2. A. Latina: Tragedias de Navidad. De: BBC Mundo

3. Ley No. 27718 del 09 de mayo de 2002, “Ley que regula la fabricación, importación, depósito, transporte, comercialización y uso de pirotécnicos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s